ADOLESCENTES CON DEPENDENCIA A SUSTANCIAS

Acompañamiento a adolescentes con problemas de consumo

La problemática de las adicciones en jóvenes es un asunto crítico de salud pública hoy en día. Esto se debe a que la adolescencia es un periodo especialmente propenso al desarrollo de problemas y conductas que podrían persistir en la adultez. Se puede entender la adolescencia como una etapa de prueba vital, en la cual se ponen en práctica las enseñanzas y experiencias acumuladas hasta ese momento. Durante este tiempo, los adolescentes no solo desarrollan sus habilidades sociales y estrategias para enfrentar dificultades, sino también empiezan a forjar su independencia y a explorar realidades diferentes a las familiares. Esta fase de exploración, característica de la adolescencia y a menudo acompañada de una escasa percepción del riesgo, puede llevar a experimentar con sustancias ilícitas. La aparente solución rápida y fácil que estas drogas parecen ofrecer a problemas personales incrementa el riesgo de que se integren en la vida cotidiana del adolescente.

La adolescencia es una etapa llena de cambios y desafíos, muchos de los cuales están fuera de nuestro control. Durante este período, los jóvenes aún están en proceso de maduración y comienzan a evidenciar sus habilidades sociales, tanto positivas como negativas. Se enfrentan a crisis típicas de esta edad que pueden causar inestabilidad. Además, se encuentran en un punto crucial donde deben empezar a tomar sus propias decisiones, lo cual no es una tarea sencilla.

Los factores que contribuyen al desarrollo de adicciones en adolescentes son múltiples. En su búsqueda de autoafirmación, a menudo desafían las normas establecidas, lo que puede conducir a comportamientos de riesgo. La influencia del grupo de pares y el temor al rechazo son significativos en esta etapa y pueden llevar al consumo de drogas, incluso si solo es por proximidad o presión social.

En INEA, siempre enfatizamos la importancia de comprender no solo por qué se inicia el consumo, sino también por qué se mantiene. Muchos adultos han experimentado con drogas durante su adolescencia sin desarrollar una adicción. Aquí es donde entran en juego diversas variables que influyen en la adicción, incluyendo factores personales, sociales y ambientales.

El riesgo de consumir estupefacientes se incrementa en periodos de cambio significativo, siendo la adolescencia una etapa clave de transformación. En este periodo, el uso de drogas entre los jóvenes puede ser una forma de integración social y búsqueda de aceptación grupal. A menudo, la adolescencia representa la primera exposición a estas sustancias, lo cual puede llevar a un manejo inadecuado de las mismas.

Es importante considerar la comorbilidad asociada a la adicción. Durante la adolescencia, pueden surgir los primeros indicios de otros trastornos como la depresión o la ansiedad. La comorbilidad implica la presencia simultánea o consecutiva de dos enfermedades, donde la existencia de una puede agravar el desarrollo de la otra.

Los jóvenes tienden a desarrollar adicciones a sustancias como el tabaco, alcohol y cannabis. Es relevante destacar que los primeros usos de estas sustancias raramente ocurren en aislamiento, sino más bien en compañía de amigos o pares. Por ello, es crucial estar al tanto del círculo social en el que se mueven nuestros hijos.

El alcohol es una de las sustancias más consumidas por los adolescentes, y su uso ha ido en aumento en los últimos años. Las investigaciones apuntan a que el inicio en el consumo de alcohol ocurre alrededor de los 13-14 años, aunque comúnmente se piensa que comienza más tarde. Este consumo suele ser más frecuente durante los fines de semana.

Es importante reconocer que el alcohol, siendo una droga legal, se normaliza desde la infancia. En muchas familias, el alcohol es un elemento constante en celebraciones y reuniones, con vino y cerveza presentes en las mesas y brindis para concluir eventos. Los anuncios que asocian el alcohol con el verano, la relajación y la diversión también juegan un papel en esta normalización. Todo esto crea un ambiente que puede influir en los adolescentes para replicar estos comportamientos en sus primeras experiencias de ocio independiente.

En INEA, abordamos la adicción en adolescentes de manera integral. Hemos observado que los adolescentes con problemas de adicción suelen descuidar varios aspectos de su vida, incluyendo las relaciones familiares, amistades y estudios. Por lo tanto, es crucial atender y cuidar todas estas áreas. En INEA, proporcionamos apoyo a las familias, ofreciendo orientación en situaciones complicadas y abordando los problemas de convivencia familiar que surgen debido al consumo de sustancias, involucrando a todos los miembros de la familia en el proceso.

SOLICITA INFORMACIÓN

Rellene el siguiente formulario para realizar una consulta. O bien, si su solicitud es urgente y prefiere hablar con un miembro de nuestro equipo, llámanos al 615 283 319.